7 mejores SACALECHES 2020

🥇 Top Sacaleches en 2020

En este artículo, 7 mejores para bebés quiere presentar los mejores Sacaleches o Extractores de leche, cómo y cuándo usarlo, tipos y qué criterios de compra tener.

LOS MÁS VENDIDOS Y MEJOR VALORADOS

Si usted le está dando pecho a su bebé, probablemente sepa que hay ocasiones en que un sacaleches puede sacarla de apuros.

Los sacaleches o extractores de leche son dispositivos médicos que pueden usarse para mantener o aumentar la producción de leche de la mujer, aliviar los senos hinchados y los conductos mamarios tapados, o protruir los pezones planos o invertidos para que el bebé lactante pueda prenderse más fácilmente.

Los motivos que llevan a una mamá a utilizar el sacaleches son muchos y variados. Su uso resulta muy recomendable si ayuda a prolongar la lactancia materna. ¿Cuándo y cómo hay que utilizar el sacaleches?

Durante la lactancia materna, puedes utilizar el sacaleches. De hecho, en numerosas ocasiones es muy recomendable. Por ello, el sacaleches debe reproducir todo lo posible el acto natural de la toma. Ten presente que no es la fuerza de la succión la que aumenta el flujo de leche, es la alternancia de fases de aspiración y de relajación.

Tipos de Sacaleches

Podemos encontrar dos tipos de sacaleches: manual (de jeringa o bomba extractora) y eléctrico. El más eficaz es el eléctrico, ya que permite regular la aspiración y la velocidad, adaptándolas a las propias necesidades.

Si se debe utilizar a menudo, merece la pena también alquilar un compresor en una farmacia o en una tienda especializada. Por tanto, solo se necesitaría adquirir los componentes que entran en contacto con el pecho o con la leche.

En los casos en los que el niño nunca se ponga a mamar en el pecho, es importante extraerse la leche 6-8 veces al día, como mínimo. Asimismo, hay que intentar vaciar los pechos por completo.

Si lactas, los mejores momentos para extraerte la leche son las primeras horas de la mañana, o bien 1-2 horas después de la succión.

¿Cuándo utilizar el Sacaleches?

Cuando al recién nacido le cuesta coger el pecho (es el caso de los bebes prematuros). En este caso, la mamá debe estimular desde el primer día la subida de la leche y el sacaleches puede ser de gran ayuda. Una vez realizada la extracción, la leche se conserva hasta que el pequeño chupe por sí solo.

Si la mamá produce más leche de la que el niño toma, el sacaleches también es muy recomendable. Al vaciar los pechos de esta leche «extra», se evitan posibles obstrucciones y mastitis, una infección de la glándula mamaria que se manifiesta con una mancha roja sobre la piel del pecho.

Cuando la mamá tiene grietas en los pezones. El sacaleches y el biberón (u otros métodos alternativos para dar la leche) llenos de leche materna pueden ser muy útiles mientras se solucionan problemas físicos de este tipo, que impiden a la mamá dar el pecho.

Si el niño tiene malformaciones en la boca o en el paladar que dificultan la succión del pecho. En este caso, gracias al sacaleches, el pequeño puede tomar leche materna.

Cuando la mamá vuelve al trabajo o se ausenta por unos días, la conservación de la leche materna es útil. De esta forma, podrá garantizar al bebé su leche, que se la darán con un biberón.

La mamá también puede extraerse leche para conservarla cuando tenga que tomar medicamentos. En este caso, puede extraerse la leche antes de tomar los medicamentos y así, durante los días que dure el tratamiento, dar al niño la leche guardada.

¿Cómo utilizar el Sacaleches?

Antes de proceder a la extracción, hay que lavarse las manos con jabón. La higiene del pecho sólo es necesaria si, por ejemplo, la mamá se ha aplicado alguna crema o si ha sudado. Hay que evitar el uso de productos limpiadores, que podrían alterar el pH natural de la piel.

Para la extracción, hay que apoyar la copa del sacaleches sobre el pezón. Si queremos acortar los tiempos, puede utilizarse un sacaleches profesional eléctrico doble, que permite extraer la leche de ambos pechos al mismo tiempo. De lo contrario, se puede recurrir a un modelo individual, manual o eléctrico.

Si la leche no se ofrece al niño después de la extracción, antes de dársela, es necesario calentarla para que alcance la temperatura del pecho. Para ello, la mamá debe poner el recipiente debajo del chorro del grifo de agua caliente o bien utilizar el sistema del baño María o un calienta biberones. La leche no debe ponerse directamente al fuego, puesto que algunas sustancias podrían destruirse.

Se aconseja, sobre todo en casos de poca producción utilizar el extractor de la siguiente manera:

Cada dos horas:

  • se pone el sacaleches en un pecho y se deja cinco minutos,
  • a los cinco minutos, haya salido mucho, poco o absolutamente nada se para y se pone otros cinco minutos en el otro pecho y lo mismo…
  • a los cinco minutos se para, haya salido o no haya salido y se repite la operación, es decir, cinco minutos de nuevo en un pecho y otros cinco minutos en el otro.
  • Así, habremos estado 20 minutos. En este momento debe pararse. Seguir podría ser contraproducente.
  • A las dos horas se puede volver a intentar y así poco a poco irán estimulándose las glándulas mamarias y conseguiremos mayores extracciones.

Esta pauta la aconsejamos en mamás que tienen problemas de poca producción, pero hay que utilizarla con cautela pues se puede provocar un exceso de producción. Si se deja de hacer o el niño luego no mama podría haber problemas de ingurgitación de pechos y mastitis.

Extracción manual de la leche

Si no se quiere recurrir al sacaleches, la mamá puede extraerse la leche de forma manual. Es una técnica sencilla, que se basa en el masaje y en la estimulación del pechopara facilitar el reflejo de emisión de la leche. Se empieza rodeando la aréola con los dedos (situando el pulgar encima y los dedos índice y medio debajo) y presionando hacia atrás. A continuación, se vuelve hacia delante, ejerciendo una leve presión con las yemas de los dedos, y se repiten los movimientos. Para extraer la leche del pecho, se giran los dedos (manteniéndolos siempre en la misma posición), como si se quisiera desenroscar un tapón.

¿Cómo almacenar la leche materna extraída?

La leche extraída se puede conservar y congelar en un único recipiente. En el mercado, podemos encontrar muchos modelos específicos para este fin. Por lo tanto, no hay que preocuparse si, al principio, los intentos de extracción solo producen unos gramos de leche. Se puede extraer varias veces en el transcurso de las 24 horas y conservarla en el frigorífico, para después guardarla en un solo recipiente al final del día.

Si la leche se ofrece al niño poco tiempo después de la extracción, no es preciso conservarla en el frigorífico. A temperatura ambiente, se mantiene durante unas cuatro horas a 30ºC, durante seis horas a 25ºC y durante 24 horas a 15ºC.

Si la leche se ofrece al niño pasado un tiempo desde la extracción, debe conservarse en el frigorífico o en el congelador. Para ello, hay que utilizar un recipiente provisto de una etiqueta que indique la fecha de extracción. Esta operación permite consumir siempre en primer lugar el alimento menos reciente.

¿Durante cuánto tiempo se mantiene la leche una vez extraída?

En el frigorífico, la leche debe colocarse en un estante, no en la puerta, donde es más difícil mantener las bajas temperaturas. De este modo, se conserva entre cinco y ocho días, a una temperatura de entre 0ºC y 4ºC.

En congeladores situados en el interior del frigorífico, la leche materna extraída se mantiene hasta dos semanas.

Los congeladores verticales con puerta independiente del frigorífico, la leche dura entre cuatro y cinco meses.

En un congelador tipo «arcón», a una temperatura de unos -19ºC, la leche se mantiene durante seis meses o más.

Recuerda que la leche, una vez congelada, se debe consumir antes de 24 horas y no puede volver a congelarse.

¿Cómo calentar la leche materna extraída y guardada en el frigorífico o congelador?

Para calentar la leche de la forma correcta, la mamá debe poner el recipiente debajo del grifo. También es posible utilizar el sistema del baño María.

La leche no debe ponerse directamente al fuego. Y es que, si la temperatura es demasiado elevada (superior a 50ºC), algunas sustancias, como los anticuerpos, pueden destruirse.

No hay que preocuparse si la leche tiene un aspecto descompuesto en dos partes: suero y crema. Solo hay que agitar el recipiente con suavidad, para que recupere su aspecto «habitual».

 ¿Cómo debe limpiarse el Sacaleches?

La contaminación puede presentarse incluso en su sacaleches personal si no lo limpia como es debido.

Se recomienda limpiar y desinfectar entre cada uso. Usted debe leer las instrucciones del fabricante para obtener información específica sobre cómo limpiar el sacaleches.

En general, los pasos de limpieza incluyen:

  • enjuagar con agua fría cada una de las piezas que entran en contacto con la leche materna lo antes posible después de sacarla;
  • lavar cada una de las piezas por separado utilizando jabón líquido para trastes y agua tibia en abundancia;
  • enjuagar bien cada una de las piezas con agua caliente durante 10 a 15 segundos; y
  • colocar las piezas sobre una toalla de papel o un escurridor limpios y dejarlas secar.

Por lo general, limpiar el cuerpo de la bomba con alcohol etílico o isopropílico a una concentración de 70 a 90 por ciento —o hirviendo las piezas del sacaleches en agua— también es aceptable. Si los tubos parecen estar cubiertos de moho o de una película opaca, suspenda su uso y reemplácelos de inmediato.

¿Cómo elegir un Sacaleches?

La elección del sacaleches que más nos conviene vendrá determinada por la frecuencia de uso que la vayamos a dar:

  • Para un uso esporádico, como por ejemplo una separación puntual porque tenemos una cena y lo dejamos con los abuelos ,-) no es necesario ningún sacaleches. Basta con una extracción manual.
  • Para extracciones más ocasionales os recomendamos un sacaleches manual que son fáciles de transportar, silenciosos, discretos y más económicos.
  • Si ya hablamos de extracciones diarias, desde nuestro punto de vista merece la pena un extractor eléctrico, que nos permitirá realizar la extracción con mayor rapidez y comodidad. Además los extractores eléctricos actuales suelen ser fácilmente transportables.
  • Y si tienes gemelos o mellizos te recomendamos un extractor eléctrico doble, aunque éstos sí que son menos portables.

Un buen sacaleches tiene que vaciar completamente el pecho y estimular la producción.

Al principio es normal que cueste un poco sacar leche, pero poco a poco, con la práctica, la cantidad de leche extraída será mayor hasta conseguir vaciar los pechos.

La extracción es un proceso tanto físico como psicológico, así que se necesitan ciertas condiciones ambientales favorables. Sí la cantidad de leche extraída resulta escasa es mejor dejarlo para no agobiarse y volver a intentarlo pasada una hora más o menos.

Algunos trucos y consejos para estimular la producción de leche

Hacer un buen masaje de estimulación previo, y completar siempre con extracción manual. Éste vídeo que incluimos a continuación explica muy bien como realizar el masaje de estimulación y hacer la extracción manual. La leche extraída puede recogerse en un vasito o recipiente. 

Durante la noche dar de mamar solamente de un mismo pecho y así por la mañana el otro estará “lleno” y será más fácil extraerse leche.

Ayudar al sacaleches con la compresión mamaria.

Mientras el bebé mama de un pecho, aprovechar y ponerse el sacaleches en el otro. La succión del bebé ayuda mucho  a nivel hormonal y hace que del pecho enganchado al extractor salga con más facilidad que si no está mamando del otro pecho.

¿Hay que hacer acopio de leche para la incorporación al trabajo?

No es necesario hacerse con un arsenal de leche congelada, es algo que creo que hacemos todas las madres y que nos preocupa y angustia. Sólo es necesario tener la cantidad necesaria para el primer y el segundo día de trabajo.

La leche materna aguanta hasta ocho días en la nevera (siempre y cuando no se ponga en las repisas de la puerta), y la leche extraída en el trabajo se puede guardar en una neverita portátil con un bloque de hielo para llevarla a casa para el día siguiente.

Será necesario tener:

–Sacaleches eléctrico por su mayor rapidez y comodidad

–Neverita pequeña con bloque de hielo

–Recipiente especifico para transportar la leche

De todas formas, para que te sea más fácil comparar, en 7 mejores para bebés y en nuestro canal de Youtube, te hemos hecho una selección de los mejores Sacaleches que existen en el mercado.

Este artículo es además un fantástico regalo original y práctico para los nuevos padres y madres.

🥇 NUESTRA SELECCIÓN DE LOS 7 MEJORES SACALECHES 2020

(podrás encontrar más artículos en nuestra Tienda-online )

NOMBRE PRODUCTO PRECIO
Bellababy                46 €
Medela             121 €
Philips Avent                79 €
Medela                32 €
Eccomum                44 €
Medela             175 €
DecLeal                26 €
7 mejores Sacaleches 2020

Fuentes y referencias:

Asociación Española de Pediatríahttps://www.aeped.es/

Alba Lactancia Maternahttps://www.albalactanciamaterna.org/

Crianza Naturalhttps://www.crianzanatural.com/

Medela: https://www.medela.com/ES/es/breastfeeding.html

US FDA: https://www.fda.gov/

Sacaleches
Extractor de Leche

Esta entrada tiene un comentario

Deja una respuesta