EFECTO MOZART, MÚSICA PARA BEBÉS

En 7mejoresparabebes queremos hablaros sobre lo que se conoce como Efecto Mozart, Música para Bebés.

¿Qué es el efecto Mozart y por qué surge al hablar de la mejor música para nuestros niños y niñas?

Si buscamos en la Wikipedia nos dirá lo siguiente: Se denomina «efecto Mozart» a la serie de supuestos beneficios que produce el hecho de escuchar la música compuesta por Wolfgang Amadeus Mozart. Dicho efecto «continúa siendo objeto de investigación, sin ninguna pronunciación firme o definitiva que reivindique o deseche la teoría en cuestión».

¿Qué es el efecto Mozart?

El Efecto Mozart, Música para Bebés es una teoría que defiende los beneficios de que los bebés y los niños escuchen música clásica del gran compositor Wolfang Amadeus Mozart.

Establece que las composiciones de este gran autor austriaco repercuten de manera muy positiva en los menores, aumentando su inteligencia y capacidad cognitivas. Es más, deja patente que incluso ya cuando están en el vientre de su madre es recomendable que las escuchen. Esto sería más evidente en los niños pequeños, aunque también aplica para los adultos.

 

¿Cuál es el origen del efecto Mozart?

Aunque ha sido en los últimos años cuando este movimiento pro-Mozart ha despegado enormemente, hay que exponer que tiene su origen décadas atrás. En concreto, parece ser que fue en la década de los años 90 cuando comenzó a investigarse cómo la música de ese artista resulta realmente beneficiosa tanto para adultos como para niños.

El efecto Mozart es un tema sobre el que no hay un acuerdo definitivo entre los científicos. La mayoría de los expertos piensan que es simplemente una leyenda urbana, la cual se ha aprovechado con fines comerciales. De otro lado, hay varios investigadores que están convencidos del efecto positivo que la música de Mozart ejerce sobre la inteligencia.

La primera persona en hablar del tema fue Alfred A. Tomatis, un otorrinolaringólogo, autor del libro Por qué Mozart.

Tomatis aseguraba que lograba mejores efectos en sus pacientes cuando estos escuchaban la música de Mozart y que incluso había conseguido curarle la depresión a varias personas. Dos años después, en 1993, la psicóloga Frances Rauscher publicó un artículo sobre el tema en la revista Nature.

En este señalaba que había hecho una prueba con tres grupos de 36 niños. El primer grupo escuchó la sonata para dos pianos en re mayor KV 448/375a de Mozart. El segundo, instrucciones de relajación y el tercero, permaneció en silencio. Al final, a todos se les hizo una prueba de razonamiento espacial y los que habían escuchado música obtuvieron las mejores puntuaciones.

En ese momento, en Estados Unidos aparecieron en el mercado estudios y libros de divulgación científica que venían a demostrar que las obras de ese compositor tenían que ser escuchadas por los pequeños. Y es que al hacerlo podían desde mejorar su inteligencia hasta relajarse. Unas conclusiones que fueron el comienzo de una larga de investigaciones exhaustivas que han venido a confirmar las citadas.

Un importante sector de científicos quiso ampliar la investigación sobre este fenómeno. Se estima que hay 39 estudios al respecto y que ninguno de ellos prueba la hipótesis básica, es decir, que la música de Mozart aumenta la inteligencia. Hay varias investigaciones detalladas y ninguna de ellas presenta evidencias concluyentes al respecto.

Lo que sí es común en todas esas investigaciones es la mención al hecho de que la música, en particular la música clásica, ejerce efectos benéficos sobre el cerebro, básicamente en términos de relajación. Sin embargo, esta no necesariamente tiene que ser de Mozart para que influya positivamente en el cerebro.

Un artículo publicado en INGENIUS, Revista de Ciencia y Tecnología de la Universidad Politécnica Salesiana del Ecuador, reseña un experimento llevado a cabo en la Universidad de California, en el año 2000. El estudio se hizo durante tres años, con niños de entre 3 y 6 años. El objetivo era saber si la música incidía en el desarrollo intelectual.

Para averiguarlo, los niños fueron divididos en dos grupos. A uno de los grupos se le asignaron más horas de matemáticas y al otro más horas de música. En ambos casos se evaluó el rendimiento académico general y al final los resultados mostraron que quienes habían recibido más horas de música tenían un desempeño significativamente superior frente a quienes habían estudiado más matemáticas.

En la misma publicación se hace referencia a un estudio sobre el sonido de la música clásica, en particular la de Mozart. Se verificó que esta, como gran parte de los temas de música clásica, tiene frecuencias de onda más bajas que otro tipo de géneros. Esto hace que sean más similares a los sonidos de la naturaleza y tienen un efecto relajante.

 

¿Cuáles son los beneficios de escuchar a Mozart?

Aunque son muchas las ventajas que se consideran que la música de Mozart trae consigo a los más pequeños, podemos subrayar las siguientes:

  • Se determina que las composiciones de ese autor vienen a estimular lo que son las neuronas del crecimiento.
  • Aumenta la inteligencia del pequeño, su coeficiente intelectual. Así lo determina un estudio acometido por investigadores de la Universidad de Texas.
  • Que el bebé, antes de nacer, escuche las obras del citado artista se considera que ayuda a que ese reciba un estupendo estímulo. Estímulo que le permitirá desarrollar el lenguaje, el movimiento de su cuerpo o incluso el ritmo.
  • Hay quienes consideran que sirve para aumentar tanto la capacidad de retención de los niños como incluso la memoria.
  • De la misma manera, merece la pena conocer que hay investigaciones acometidas en los últimos años que determinan que es realmente beneficiosa en los bebés prematuros. En concreto, dejan patente que el hecho de que esos pequeños escuchen la citada música les sirve para aumentar de peso e incluso para incrementar sus posibilidades de sobrevivir.
  • Además, se indica que estas composiciones son una estupenda herramienta que estimula al bebé para que comience a gatear e incluso a andar o a hablar.

¿Por qué Mozart y no otros autores?

Posiblemente, estés pensando ¿por qué es tan beneficiosa la música clásica de Mozart y no la de otro compositor? Pues bien, según los estudios acometidos al respecto, si la que tiene más ventajas es la de ese autor es porque la misma se considera que es limpia, fresca e “inocente”, lo que hace que los niños puedan identificarse con ella. Sí, vienen a determinar que los menores sienten como si les estuvieran “hablando en su idioma”.

De la misma manera, se indica que esas obras tienen a su favor al respecto que establecen frecuencias altas de los instrumentos, estimulando el cerebro. Asimismo, se indica que también es la de Mozart la música “favorita” para los bebés y pequeños por sus melodías puras, sus sonidos armónicos, su tono o incluso su timbre.

Además de todo lo expuesto, podemos subrayar otra serie importante de datos acerca del llamado efecto Mozart:

  • Se considera que las obras de este autor preferidas por los niños son los “Conciertos para violín 3 y 4” o la “Sonata para dos pianos en Re Mayor”.
  • Un estudio estadounidense realizado en 1993 vino a determinar que los menores que, durante diez minutos habían escuchado a Mozart antes de un test de inteligencia, habían conseguido mejores resultados.
  • Aunque se ha convertido en un verdadero boom, es cierto que hay otros investigadores y científicos que afirman que la música de ese compositor no es más ni menos estimulante que la de otros artistas.
  • Muchos psicólogos y terapeutas usan las composiciones del austriaco en adultos para poder tratar enfermedades y problemas tales como la depresión o incluso la epilepsia, consiguiendo buenos resultados.

Se crea o no todas las teorías, lo único seguro que tiene esta música es su belleza, su poder de relajación y por lo tanto de liberar al cerebro de otros pensamientos, del ajetreo del día, preocupaciones etc.

Hacer amar a nuestros bebés la música clásica es lo único seguro que será siempre un acierto, les haga más o menos inteligentes (siendo otro tema más largo y complejo el definir qué entendemos por inteligente?.

Esperamos haberte aclarado este interesante tema, Efecto Mozart, Música para Bebés, y te invitamos a conocer más temas de interés para tus hijos en nuestro Blog. También puedes escuchar música de Mozart o música de relajación, para jugar o dormir para tu bebé en nuestro canal de Youtube.

Si te interesó este artículo... ¡COMPÁRTELO! Clic para tuitear
Translate »
7 Mejores para Bebés Free SEO Backlinks